viernes, 2 de noviembre de 2007

Tifus exantemático epidémico transmitido por piojos



El tifus exantemático epidémico, o tifus europeo o clásico por piojos, históricamente el mas importante y es el tipo más virulento de los tres, es causado por la bacteria Rickettsia Prowazecky, por el nombre de dos médicos de principios de siglo XX, que murieron combatiendo esta enfermedad. Esta bacteria se transmite al hombre por las picaduras o las deyecciones de un piojo portador de la bacteria.
Se ha presentado en forma de grandes epidemias durante tiempos de guerra o épocas en las que las condiciones higiénicas no eran buenas. Es frecuente en países templados, y se conoce por los nombres de fiebre de la cárcel, fiebre del hambre, fiebre pútrida, fiebre hospitalaria, fiebre del campamento, o fiebre del barco. El tifus exantemático epidémico está causado por el bacilo Rickettsia prowazecki y se trasmite por el piojo del cuerpo, y con menos frecuencia por el de la cabeza.
El tifus es una enfermedad grave, en otra época mortal y extendida por todo el mundo. Es responsable de epidemias mortales cuando la higiene es escasa, especialmente durante las guerras, las hambrunas o las catástrofes naturales (por ejemplo, terremotos).

Durante la I Guerra Mundial fallecieron 150.000 soldados de tifus epidémico. Durante la II Guerra Mundial, gracias a la vacunación y el control de los piojos con DDT la incidencia de tifus en la población militar fue mucho menor. Los antibióticos cloromicetina y aureomicina, introducidos en 1948 y 1949, y las tetraciclinas se utilizan con éxito en el tratamiento del tifus exantemático epidémico.
El tifus exantemático fue particularmente temible en Rusia entre 1918 y 1922, donde afectó aproximadamente a 30 millones de personas y causó la muerte de 3 millones de personas, y durante la segunda guerra mundial, en especial en los campos de concentración, donde se daban todas las condiciones para que la enfermedad se propagara en gran escala.

Las medidas sanitarias y la utilización de antibióticos han reducido considerablemente la presencia de esta enfermedad: en la actualidad no es frecuente, pero es susceptible de desarrollarse de nuevo cuando las condiciones de higiene son deficientes. Se manifiestan focos en el norte de Rusia, en Turquía, Arabia Saudita y Australia.

El tifus exantemático puede presentar recaídas leves varios años después del contagio, sin que haya existido un nuevo contacto con el microorganismo. Es la enfermedad de Brill, que se caracteriza principalmente por le inflamación de las arterias (arteritis) de los miembros inferiores.